Por otro lado

juvenal0

“La mujer era la esposa del conductor del camión _dijo el capitán Carlos Benagui-. Apenas fue interceptada por el personal policial contó que, en el momento del accidente, ella venía durmiendo, razón por la cual no había visto nada”.

No obstante ésto, reconoció estar al tanto de lo ocurrido y confesó que su marido, luego de atropellar al policía, se había asustado “y que por esta razón se había dado a la fuga”, manifestó.

Por otro lado, afirmó que después del accidente su marido había conducido hasta la localidad de Torres, donde detuvo el camión, se bajó y se dio a la fuga a pie. “La mujer llamó a dos familiares para que fueran a buscarla y la ayudasen en aquella situación. Estas personas acudieron al lugar y luego llevaron el camión hasta el barrio San Jorge, donde está ubicado el domicilio de la mujer. Fue ahí, entonces, donde la policía dio con el paradero del rodado”.

Una vez en la comi-saría, cerca de las seis de la mañana, la mujer recibió el llamado del conductor del camión. Luego de intercambiar algunas palabras, el teléfono pasó a manos del capitán Carlos Benagui, quien se encargó de convencer al conductor para que se presentara en la comisaría. Diez minutos después, el chofer llegó a la dependencia de la calle Las Heras, donde fue sometido a los exámenes de rigor. Las actuaciones fueron remitidas a la UFI Nº 1 de Pilar.

De acuerdo a informa-ción extraoficial, el accidente habría ocurrido porque el chofer se encandiló mientras conducía, chocó con uno de los conos desplegados en la ruta que sirven precisamente para alertar a los conductores, maniobró a destiempo y atropelló al policía que se encontraba trabajando en el lugar.

Como consecuencia del impacto, el estado del teniente primero Albornoz es grave.